viernes, 13 de noviembre de 2009

Black Out......

Desde que tengo memoria me pareció una debilidad del ser humano depender de la electricidad para hacer ciertas cosas, sin embargo hay otras cosas a las que uno no se puede resistir. Y para para eso pensamos e inventamos, no?

Por ejemplo uno podría decir que todos los apartos eléctricos que hay en la cocina no son indispensables, menos claro, desde mi punto de vista hoy día el refrigerador.

La luz de la casa, por ejemplo, es un total desperdicio, claro, mientras tenga uno velas, o una lámpara de querozene.

Un absurdo total por ejemplo, es el ¨chuvero¨ eléctrico, llamado en algún tipo de español “ducha”. Cuantas resistencias ya tuve que cambiar totalmente enjabonada, cuantas y cuantas vezes salió el agua mas caliente o mas fria de lo que precisaba.

Y ahí la contraparte, el escuchar un disco, la radio, la televisión, el computador con su internet, a vezes es irresistible, y así, la electricidad que llega igual es, de manera inversa, una ventana de emoción atravez del tiempo y el espacio, una fuga, a vezes sin contrapunto.

Ya viví mas de seis meses sin luz, en mi casa, llegando de noche, abriendo la puerta, y reconociendo mi guarida por mi propio olor, tocando mis objetos, a la luz de la vela leyendo y escribiendo, por increible que parezca en papel. Y así mismo, llendo los sábados a una gasolinera a comprar hielos, para ponerlos en una “hielera” que me duraba todo el fin de semana usando los hielos para poner en un refresco, helar un par de cervezas, o frotar con un paño helado mi nuca y mi frente en las tardes de verano.

Por eso este martes cuando se fue la luz, la primera cosa que pensé, fue QUE BENDICION, el mundo me está regalando un momento de paz….saqué mi cuaderno donde escribo poesía a mano, o sea mis pensamientos mas íntimos, agarré mi guitarra para tocar algunas coplas y sentir ella vibrando en mi pecho, con ella entre mis brazos vi por la ventana, y había algunos edificios con luz. El mundo existía..ainda..o tadavía.

Me senté y escribí…Que delicia es ser privado por uno de mis sentidos, la vista, mas vida ...no me quites lo que me resta de ella, por que así medianamente privada, mis otros sentidos se elevan y mi mente queda clara…..

Y quedó tan clara que me di cuenta que todo mi trabajo y responsabilidad dependía del sustento de la energía eléctrica…

Y fue una noche de correría, de aciertos y desencuentros, de una harmonía en el silencio, combinación perfecta para hacer milagros.

Uno a uno fueron apagándose los edificios hasta llegar al negro total, y uno a uno fueron encendiéndose, regresando a la normalidad.

Normalidad? Es normal ver noticias donde se habla que no subió el indice de asaltos, mientras que cuando corrí cuadra y media de mi casa a mi trabajo vi tres asaltos, los primeros tres en 9 años de vivir en la misma calle? Es normal que no se expliquen claramente las causas, es normal que nadie hable de lo que sintió y solo aparezcan en Youtube videos en negro con gritos.

Por qué en Portugués se le llama Blecaute? será que uno tiene que ser cauteloso al Ble, porque esa estupidez de llamar en inglés al problema de BLACKOUT, si es todo lo contrario…en español, el español de mi tierra, se le dice apagón. Y ahí?

Quizás la palabra hibridándola, o analizándola sonoramente, de verdad sea Blueout -gon, donde ponemos fuera nuestra nostalgia, donde sin ninguna luz y con el alma libre, solo, y solamente, alcanzamos a ver las estrellas …

Y de alguna manera nos materializamos entre el gaseoso, líquido y eléctrico de nuestro cotidiano, donde nos damos cuenta de lo que no hizimos y que si hizimos, cuando nos pusieron a prueba a ser nuevamente analógicos en el mundo digital que creamos.

Qué tan humanos, qué tan hombres, qué tan pensantes somos ante una pequeña antimateria que creamos y nos sustenta los caprichos y qué carácter de verdad tenemos para sustentar una realidad paralela que creamos...aunque ni sepamos el nombre y año de quien descubrió y utilizó la electricidad, así de primera mano, ni de todos aquellos que hacemos aplicación de ella, a vezes...sin darnos cuenta.

5 comentarios:

Flavio Ferrari dijo...

Nada como um apagão para recuperarmos a fé na alma analógica ...

Luisa Fernanda dijo...

Nada como mirar las estrellas en silencio, aunque sea unos segundos, aprovechando el accidente

Maria Mayela Garcia dijo...

Me gusto mucho leer lo que leí de tu espacio electrónico, estaré pasando nuevamente, abrazos venezolanos

Luisa Fernanda dijo...

Gracias Maye y bienvenida!

Antonio dijo...

Pues yo reconozco que soy un ciborg. Cuando me cortan la electricidad parece que me hubieran sacado la sangre.