domingo, 13 de enero de 2008

Tan Solos y Tan Solitaros

Si bien es una verdad que el estar solo es una virtud acariciada, también en estos tiempos la guerra se la tenemos que declarar a la soledad,

El estar solo y pensando para si depende de un sacrificio cultural, el aislarse en este mundo para tener tiempo para pensar es casi una utopía. Nunca fue tanto. Nunca fue tan visible. Nunca fue tan recriminable.

Nunca el hombre fue tan marioneta como hoy.

En libertad de intersticio.

Coyuntural.

El entenderse solo es un placer, para poder aprender, para poder, para poder conocerse.

Sin embargo, desde el más, el solo, hasta el más acompañado, hoy está en soledad.