sábado, 24 de febrero de 2007

Qué es ser Brasicano?

Etimología: La palabra Brasicano se comprende por dos adverbios calificativos de origen, Brasileño (oriundo de Brasil) y Mexicano (oriundo de México). Palabra calificada como neologismo, dada a la luz por primera vez en la exposición conjunta entre Brasil y México teniendo como sede en La Casa de las Rosas (São Paulo,SP, Brasil) y también en la Casa Lam (Distrito Federal, Cd. de Méx., México).

En un segundo plano y mas profundo de la etimología, cuentan que el nombre Brasil se deriva de un árbol con el mismo nombre, llamado así por su color rojo intenso, como el de una brasa. Actualmente este árbol está en extinción en Brasil, mas se puede apreciar su belleza en el Jardín Botánico de Rio de Janeiro.

Así mismo, la palabra México se deriva del nahuatl que significa ombligo de la Luna. Este nombre deviene de que antiguamente en la parte habitada por los mexicas, también llamados aztecas o nahuatls, existía un gran lago en el cual por las noches se reflejaba la Luna con una intensidad magnífica, casi telescópica.
Actualmente tal lugar es la Ciudad de México, cubierta de asfalto, sin mas lago, y es tanta la contaminación, que no se ve mas ni las estrellas, ni la Luna, ni el Sol, mas todos podemos apreciar nuestro ombligo...y con suerte en una noche despejada, lejos de cualquier cuidad y haciendo el amor en lo descampado... nos fijamos que hay Luna.

Orígenes del conocimiento: Mi colega y amigo Roberto Lobl, uno de los primeros que me introdujo a la vida cultural de São Paulo, me dio a conocer una exposición organizada por su esposa, Carla; en la Casa de las Rosas ubicada en la Avenida Paulista. La exposición se intitulaba Brasicanos e Mexileiros.

La experiencia fue simplemente fantástica, ya que eran vivencias de brasileños viviendo en México y mexicanos viviendo en Brasil. Condimentado con unos cuadernos maravillosos que habían sido colocados meses antes enfrente de los lugares de las exposiciones donde se solicitaba a los brasileños que que pasaban por la calle que escribieran mandando mensajes a los mexicanos, y viceversa.

El leer esos cuadernas, llanamente fue una expresión máxima del décimo arte, la vida cotidiana, ya que se expresaba la curiosidad, admiración, miedo, interés, añoranza, o, el simple relato a un desconocido de otro país y lengua de lo que había sucedido hacía un momento..era toda una explosión de expresión, de comunicación coloquial fuera de tiempo y espacio.
De una manera inexplicable, casi fantástica, tanto de la Casa Lam en México, como de la Casa de las Rosas En Brasil, he vivido cerca, y siempre fui a ambos lugares caminando, en tardes ensolaradas, parando por el camino a tomar un café.


Y al final qué es ser Brasicano?
Simplemente contrastar y amalgamar la arquelogía con las bellezas naturales, la paz con el caos, sentir el mismo sabor en los frijoles de dos latitudes, amar el origen, el camino y el destino, vivir los fundamentos y el desafío. Beber por igual Pinga y Tequila.

Es ser ejemplo vivo de nuestro tiempo y espacio, donde aunque no sea lo mismo quien nos pare a quien nos cobija ambos nos identifican, donde pese a esto, los orígenes son confusos y el futuro incierto.

Entender y valorar que los amigos que hicimos en el pasado y de otras tierras son los que nos dan fuerza, los amigos de las tierras nuevas son los que nos apoyan e incitan, y que son nuestros ideales los que nos rigen indiscutiblemente a nuestro destino final.
Mientras exista agua, no importa si es dulce, o salada, si está tibia, fria o caliente, la mente del siglo XXI debe regirse bajo los hábitos del salmón, o para ser mas elevados La Recta Razón de Sto. T. de Aquino en su absoluto.

Ser Brasicano es confabularse con el universo para unir de punta a punta un continente, es ser un terrorista de la razón, es aguantar ser llamado de apóstata, iconoclasta y a las veces de hereje; es amar a la raza cósmica de Vazconcelos, es creer en Bolivar, en Hidalgo, Juarez, Zapata, en el Ché Guebara, en Tiradentes... Es con todo el corazón acreditar que los latinoamericanos vamos a cambiar para bien este mundo porque respetamos y honramos nuestra tierra, porque trabajamos día a día, violentamente, para construirla, para evolucionarla.

Ser Brasicano, es... revertir que los primermundistas nos han extorsionado por siglos con materia prima para ser mas ricos, y nosotros ahora estamos extorsionandolos con tecnología para vivir mejor; vivir en el sentido amplio de la palabra; aprovechando que ya ahora la tecnología es simplemente un commodity, un utensilio, que nos permite facilmente tener las herramientas para expresarnos y construirnos mas libremente y simplemente.
Unos hacen y otros lo disfrutan.

Ser Brasicano, Italombiano, Portoleiro, Peruñol, Chicano, Alexicano, Panocés, Koreorricano o Costapelotas, tiene el mismo génesis... la aventura, el progresar, el evolucionar, el conocer, el comprometer la propia vida y su tiempo, el alejarse de su centro de origen por un sueño.
La única diferencia, que es lo que distingue la especie Brasicana, es si el motor de la combinación cultural es personal y/o accidental, o, es un desplegue absoluto de libido casi suicida conducida por ideales.
Este último aspecto es característica clásica del Brasicano, y no da para hacer confusiones.

2 comentarios:

Amanda Arthur dijo...

E você, Luisita, é certamente dos melhores exemplares de Brasicanos que há!
Um beijo saudoso,
Amandita

Luisa Fernanda dijo...

Hola Amandita, que gusto saber de ti...como ves, me estoy iniciando en esto de los blogs...un abrazo enorme, saludos a tu esposo!